El libre mercado

1108633414_5a45d0c977_b1.jpg

Una afirmación: que nada cambia por acá.

Cerca de casa se asienta una agradable y ruidosa estela de negocios nocturnos… proporciona deleites gastronómicos que van, en un centenar de pasos, de la moronga, la quesadilla y el extranjerísimo hot dog, hasta el sope, los tacos (al pastor, de preferencia) y la re-inventada hamburguesa al carbón –extranjerísima también, pero apropiada por el inventario local–.

En un centenar de pasos.

En los Wendy’s Inc., McDonald’s Corp. y Burger King Corp. (hay que hacer recuento de sus nombres completos, como si, por respeto o consideración, se hablara con un mayor) cien levantadas y bajadas de pie no alcanzan para llegar del estacionamiento al umbral fluorescente del establecimiento, hace falta el doble de esfuerzo; y no hemos comenzado a destripar la orden que, al ser escuchada, asemeja un hilo descriptivo digno de supermercado: paquetes, de todos hay. Para el niño, para los papás, para el abuelo, para el deportista, para el vegetariano y, finalmente, para el insaciable; con sodas miniatura, medianas, grandes y unas obscenas extra grandes (el non plus ultra de lo absurdo); faltan las papas fritas, el cierre mágico de este power trio mórbido, el medio postre.

“Pague tanto… tome su cambio y espere en la fila” –vociferan benignamente los encargados del mostrador.

De supermercado.

En la “centena prodigiosa” del barrio se huele, se mira, se paladea y, si todo marcha bien, uno alcanza un orgasmo papilar entre papel de estraza, perros pedigüeños y tenderos gritones. Una orquestación extrañamente agradable, pues se tiene la confianza de volver repetidamente hasta que el bolsillo aguante. Incluso queda, como en un encuentro sexual, el olor a evidencia en las ropas, un sutil llamado de retorno.

Las comilonas de lugares como ese son de antología. Las meriendas en locales corporativos son desechables.

Enlace: Wendy’s se asoma al DF

Be Sociable, Share!
This entry was posted in apuntes, comida. Bookmark the permalink. Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

6 Comments

  1. Posted Tuesday, September 29th, 2015 at 2:53 pm | Permalink

    Esta forma de ejercicio aeróbico cardiovascular es exageradamente útil para la
    lucha contra la obesidad y sostenerse en forma.

  2. Posted Wednesday, October 7th, 2015 at 1:35 am | Permalink

    La mayor parte de los vendedores en eBay proporcionan detalles acerca
    de cualquier tratamiento aplicado a sus piedras
    preciosas.

  3. Posted Thursday, October 22nd, 2015 at 5:07 pm | Permalink

    Si vas a un tarotista cualquier género de mística, establece
    esperanzas realistas.

  4. Posted Friday, October 30th, 2015 at 10:09 am | Permalink

    Esto es un hecho esencial, pues tras tener nuestra
    masa levando a lo largo de horas nos interesa perder la mínima cantidad de
    gas capturado en exactamente la misma.

  5. Posted Friday, November 6th, 2015 at 5:52 pm | Permalink

    Cada persona es un mundo y sus circunstancias, así que no busques
    una dieta tipo.

  6. Posted Wednesday, November 11th, 2015 at 11:21 pm | Permalink

    Poner orden significa dar un lugar a cada cosa, no solo en tu ambiente, mobiliario, materiales y
    equipos, sino asimismo en tus ideas y acciones.

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*
*

  • ¿Quién?



    Javier Sánchez, soy fotógrafo, profesor, comunicólogo visual y editor freelance. En 2015 fui becario del programa "Jóvenes Creadores" del FONCA.

    Tengo 32 años y vivo en el DF. ¿Qué me gusta? El café, los gatos, los videojuegos y las películas de Kubrick.

    Visita mi portafolio oficial

    -Descarga mi currículum en pdf



    Sígueme en


     
  • En mi flickr

    Ave Barrera, escritoraMonserratMonserratMercedes - bookMercedes - bookWiSH Outdoor, Monterrey México 2015
  • Archivos

  • Categorías

  • ¡No olvides suscribirte!